Quitar Óxido del Metal

por | 8 Mayo, 2017

Cómo quitar el óxido de metal. Cuando un metal entra en contacto con oxígeno del aire, comienza su posible oxidación. Cuando un metal se oxida, por ejemplo el hierro, las moléculas de hierro puro Fe pierden 3 electrones. El oxígeno del aire gana estos electrones. El ión hierro entra entonces en contacto con el oxígeno reducido, dando una capa de óxido de hierro: Fe2O3, íntimamente enlazado con la estructura de hierro.

Se puede decir que un metal en el momento que está en contacto con el aire ha comenzado su oxidación. Con mayor rapidez si es en contacto con el agua, y todavía si es agua salada, donde los iones de la sal van a acelerar la transmisión de electrones.

Quitar Óxido del Metal

Quitar Óxido del Metal

METALES QUE SE OXIDAN

La mayor o menor rapidez de oxidación de un metal viene dado por el potencial de oxidación del mismo. En esta tabla puedes ver por orden los potenciales de oxidación de diferentes metales.

Potenciales oxidacion metales

Todos los que tienen un potencial de oxidación positivo son metales que pueden oxidarse. En cambio el cobre, plata, oro, son metales que no se van a oxidar, por estar debajo de 0 su  potencial de oxidación.

Entre los metales que más utilizamos nosotros, el Aluminio y el Hierro. Ambos tienen un potencial de oxidación alto. El Aluminio más que el hierro, sin embargo no verás un metal de aluminio oxidarse. Esto tiene un motivo: El aluminio si se oxida y de hecho está continuamente oxidado, en cuanto el aluminio toca el aire se forma una capa de óxido de aluminio sobre la superficie de aluminio. Esta capa de óxido de aluminio es del mismo color que el aluminio y protege a propio aluminio de seguir oxidándose.

No le ocurre lo mismo al hierro, que se oxida formando óxido de hierro (la capa anaranjada que todos conocemos). Esta capa además es porosa permitiendo que se siga oxidando el hierro. Por eso cuando hablamos de metal oxidado nos referimos  al hierro o al acero (el acero es mezcla de hierro y carbono)

Acero inoxidable: En el acero inoxidable lo que se hace es añadir cromo a la aleacion de hierro y carbono. El cromo se oxida rápidamente formando una capa de óxido de cromo que va a proteger el acero. Incluso en el caso de que ocurra daño mecánico o químico, esta capa es auto reparable en presencia de oxígeno. Es decir, si se rompe la película pasiva, al entrar en contacto el cromo del acero inoxidable con el oxígeno, se regenera la película.

PRODUCTOS PARA QUITAR ÓXIDO: ÁCIDOS

acidos

acidos

Limpiar la capa de óxido formada sobre la pieza oxidada es sumamente complicado. Un jabón, cuya misión es disolver grasas, no va a hacer nada para levantar esta capa de óxido. El remedio para limpiar el óxido es el uso de un ácido. El ácido va a romper los enlaces formados en el óxido (en el caso del hierro, romperá los enlaces de Fe2O3), disolviéndolos en el propio ácido y limpiando por tanto la pieza oxidada.

Seguramente sabes los peligros del manejo de ácidos. No sólo van a romper los enlaces de óxido sino que también pueden quemar tu piel. Según la cantidad de óxido que tengan las piezas, la disponibilidad en materiales que tengas, puedes usar un ácido más fuerte o uno más débil.

Fe2O3 + 6HCl → 3H2O + 2Cl3Fe agua + Cloruro férrico

FORTALEZA DE ÁCIDOS

Un ácido débil, como el ácido acético (vinagre), o el ácido cítrico (limón), te van a solucionar para capas de óxido muy finas. De ventajas en el uso del ácido acético y el cítrico es su baja peligrosidad, y la disponibilidad que tenemos de ellos en cada casa.

Otro tipo de ácidos, como el ácido oxálico o ácido clorhídrico son ácidos más fuertes que en caso de piezas muy oxidadas van a ser más efectivos que los ácidos débiles. En el uso de estos ácidos hay que tener en cuenta una serie de precauciones que puedes ver más abajo.

Fortaleza de ácidos

Fortaleza de ácidos

ELEGIR EL ÁCIDO ADECUADO PARA LIMPIAR EL ÓXIDO

Dependiendo de la cantidad de óxido que necesites quitar, puedes elegir un ácido u otro.

ÁCIDOS DÉBILES

Los ácidos débiles son los ácidos que tenemos habitualmente en casa: el ácido cítrico que contiene el limón, el ácido acético que es el vinagre, incluso hay quien ha probado la coca-cola.

Si sólo tienes pequeñas manchas de óxido, con un poco de ácido cítrico (zumo de limón) y una lija te puede valer para eliminar el oxido. Hay quien ha probado la coca-cola (tiene un componente de ácido carbónico también) y para pequeños puntos de óxido te puede valer.

ÁCIDOS FUERTES

Si tienes piezas realmente oxidadas, es el caso en el que necesitas un ácido fuerte como puede ser el ácido clorhídrico o el ácido oxálico. En ambos casos utiliza siempre precauciones de cara al manejo de los ácidos, puesto que son elementos que dañan al contacto con la piel.

En caso de ser piezas cromadas, se recomienda el uso de ácido oxálico frente al clorhídrico, ya que el ácido oxálico no va a comerse el cromo.

CÓMO APLICAR UN ÁCIDO PARA QUITAR ÓXIDO DEL METAL

Se cual sea el ácido que elijas, la forma de eliminar el óxido con ácido es dejar al ácido actuar y reaccionar con el óxido. Por tanto se creará una disolución del ácido+agua. En la disolución se introducen las piezas y se dejan reposar durante unas horas, hasta que todo el óxido ha reaccionado con el ácido disolviéndose en la propia disolución.

QUITAR ÓXIDO CON ÁCIDO OXÁLICO

Remedio original en: Quitar óxido con ácido oxálico

  1. Limpia con agua y jabón las piezas a las que vayas a quitar el óxido, para eliminar polvo y otras partículas.
  2. Coge ácido oxálico (viene en polvo) y diluye unos 100 gramos por cada litro de agua en un barreño o cubo
  3. Introduce las piezas oxidadas. Dependiendo del grado de oxidación habrá que dejarlas más o menos tiempo. De media unas 2-3h debería ser suficiente.
  4. Saca las piezas y enjuágalas bien con agua para eliminar el óxido.
  5. Seca bien las piezas. Es importante este secado para evitar que se vuelvan a oxidar.
  6. Para que aguanten más tiempo puedes aplicar una capa de vaselina filante o de grasa. Esto hará que las piezas estén en buen estado durante más tiempo.

QUITAR ÓXIDO CON ÁCIDO CLORHÍDRICO

Remedio original en: Quitar óxido con ácido clorhídrico

  1. Realiza una disolución del 50% agua, 50% Salfuman.
  2. Sumergimos las piezas oxidadas en la disolución de Salfuman (ácido clorhídrico) y agua, y lo dejamos unas 2-3 horas. Veremos desde el principio como van saliendo burbujas. Estas burbujas con el ácido que está reaccionando ya con el óxido.
  3. Sacar las piezas de la disolución, siempre utilizando guantes, y lavarlas bien con agua para retirar los restos de ácido.
  4. Seca profundamente las piezas y comprueba el resultado.
  5. Lo normal es que las piezas se hayan quedado perfectamente limpias.
  6. Puedes conseguir un efecto todavía mejor si pules las piezas con una lija de grano fin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *